Los Premios Yago reconocen la labor de Ana Obregón en su año más duro

Madrid- 23 MAR 2021

El Club Financiero Génova de Madrid se convirtió, la pasada noche, en la sede de los premios más extravagantes del cine ibérico. Ni una pandemia ha conseguido entrometerse en los planes de Hendrick’s; respetando en todo momento las medidas de seguridad sanitarias. La ceremonia guiada por el cómico Luis Fabra, quien tuvo el desparpajo de entrar a lomos de un patinete eléctrico, se desarrolló con total naturalidad, no sin pasar por alto los ganadores de esta VII Edición de los Premios Yago, a quienes recordaremos por su dedicación y profesionalidad. Estos premios, creados por Santiago Alverú y nacidos para alzar a los grandes olvidados de los Goya, reconocen los arriesgados e increíbles profesionales silenciados por la Academia del Cine.

El Yago de Honor ha querido premiar en esta edición la trayectoria de Ana Obregón. Esta queridísima profesional de nuestro cine y televisión ha demostrado ser una artista polivalente apreciada por todos los españoles. Su valiente recorrido le ha hecho merecedora del gran premio de los Yago, cargado de cariño y satisfacción. El director de cine y actor, Fernando Colomo fue el encargado de entregar a Ana su merecido Yago de Honor, quien en su discurso nos invitó a reflexionar sobre la participación de todos los profesionales del cine en los proyectos ganadores de los Yago (directores, guionistas, coreógrafos….), quienes también merecen ser nombrados. Nuestra querida Ana finaliza el discurso del premio dedicándolo a su difunto hijo Álex, de quien nos afirma que “allá donde esté, estará feliz”. El público estalló en júbilo tras esta declaración de amor maternal incondicional.

El actor Juan Diego Botto se llevó el Yago Impepinable, un galardón que reconoce a aquellos que habiendo sido nominados por la Academia finalmente no se hicieron con ningún premio. Parte de esta acertada decisión viene de su original interpretación en Los Europeos; además, este capacitado actor, híbrido entre director y guionista, ha sido nominado 6 veces a los Goya y ha participado en reputados proyectos como Vete de mí o Historias del Kronen. Por todos estos motivos y más se le entregó el Yago Impepinable de la mano del director Víctor García-León, quien aprovechó la entrega del premio para comentar lo gratificante que ha sido la experiencia de rodar con Juan Diego, o como él mismo la define, “un maravilloso encuentro de perdedores”. Además, Botto se atrevió a mencionar al personaje shakespeariano Yago, de Otelo, quien según Juan Diego nos muestra esa faceta romántica del perdedor tan característica de los premios que le dan su nombre.

Pero el evento no se quedó ahí, ni mucho menos. El Club Financiero de Génova fue el testigo de honor del resto de representantes del sector del séptimo arte, quienes fueron premiados y reconocidos en diferentes categorías. Laura Gómez-Lacueva, por su trabajo en Historias lamentables de Javier Fesser, recibió de manos de Luis Manso, productor de la película, el Yago como No Nominada, dedicado a aquellos profesionales que no han obtenido una nominación en los premios de la Academia y merecían, al menos, este reconocimiento. Toni Espinosa (Billie Elliot, Grease) se lleva el Yago No Reconocido por su excepcional labor de coreografía en el musical Explota, Explota, aportando con este premio la visibilidad necesaria para este gremio, aún escasa a día de hoy. Ingrid García-Johnson, protagonista de la película, le hizo entrega del galardón, con el que Toni aprovecha para dedicar a Sara Martín, mano derecha asistente de coreografía, y a los 91 bailarines que participaron en el proyecto.

Por último, el Yago a “Los Irreductibles”, concedido al documental español, un género que ha revitalizado la taquilla de este complicado año, ha sido recogido por una selección de algunos de los mejores trabajos de 2020. El hombre que diseñó España (de Miguel Larraya y Andrea Bermejo) Dear Werner (de Pablo Maqueda y Haizea G. Viana) y Anatomía de un Dandy (de Charlie Arnaiz y Alberto Ortega) fueron los encargados de recoger el premio en nombre de toda la industria. Jordi Évole se sube al carro de Los Irreductibles siendo premiado con dicho galardón de la mano de Alejandro G Calvo – director de Sensacine y representante del jurado – por Eso que tu me das y dedicó el premio a “alguien que sé que todos hubiéramos querido abrazar este año», en una cariñosa dedicatoria a Ana Obregón.

La VII edición de los Premios Yago nos enseña, una vez más, que el arte y el trabajo son inherentes a los profesionales del cine español. Una noche mágica que no podría haber sido posible sin el perspicaz maridaje de Hendrick ‘s, la más inusual de las ginebras.

Referentes del periodismo español como jurado

Reconocidos periodistas del ámbito de la cultura y el cine han sido los encargados de formar parte de esta VII Edición de los Premios Yago. En los meses previos a la entrega de premios se han reunido para deliberar sobre los personajes para los que era necesario el reconocimiento de los Yago. El jurado ha estado compuesto por Mafalda González Alegre (Flooxer), Alejandro Calvo (Sensacine), Marta Medina (El Confidencial), Israel Arias (Europa Press), Gregorio Belinchón (El País), Isabel Vázquez (Fotogramas), Paloma Rando (Vanity Fair), Fernando Muñoz (ABC), Elena Sánchez (Historia de nuestro cine), José Fernandez (TVE), Gonzalo del Prado (Antena 3), Noel Ceballos (GQ), Jorge Coscarón (Esquire), Alicia García Arribas (EFE), María Villardón (Ok Diario), Belén Remacha (El Diario.es), Pablo Batista y presidido por Santiago Alverú, director de los premios, quien otorgó a los mencionados profesionales sus galardones.