Bollinger presenta una nueva cuvée elaborada únicamente con Pinot Noir: Bollinger P.N.

Madrid, 23 SEP 2020

Desde que comenzó la historia de la Maison en 1829, la Pinot Noir constituye uno de los cinco pilares del estilo de Bollinger y es la variedad con la que la se identifica a la marca mundialmente. Por eso, este 2020, Bollinger presenta la primera edición de un Blanc de Noirs elaborado exclusivamente con su uva insignia, la Pinot Noir. Con esta cuvée, la primera permanente desde 2008, Bollinger rinde homenaje a la variedad a la que debe parte de su prestigio, explorando sus distintas expresiones y facetas, según sus añadas y orígenes.

Cada edición será distinta a la anterior, pero manteniendo siempre la esencia de esta cuveé, que no es otra que revelar al consumidor las infinitas posibilidades de esta uva y el dominio y la maestría que posee la Maison en su elaboración.

El sabor y el carácter son dos de los atributos que definen a Bollinger P.N., fruto de la experiencia y el mimo con el que la Maison trata a cada una de las botellas. En su primera edición, el vino mayoritario del assemblage proviene del Grand Cru de Verzenay, aunque también hay vinos de otros municipios muy prestigiosos como Aÿ, Bouzy y Tauxiéres. La gran proporción del primero- Verzenay- aporta la profundidad, elegancia y gusto salino que hacen especial a este champagne y definen su carácter, de ahí las letras VZ que aparecen en la etiqueta.

El vino de la añada 2015 constituye la base del assemblage de esta edición VZ15, la primera interpretación de esta nueva colección a la que le sucederán otras expresiones con las que Bollinger seguirá explorando distintos terroirs. «Esta cuvée forma parte esencial del ADN de la Maison. Su riqueza y particularidad nos ayuda a mantener la misma visión bajo la que nace la marca en 1829: ser pioneros del buen gusto», declara Charles-Armand de Belenet, Director General de Bollinger.

La nueva cuvée Bollinger P.N. supone otro hito en la historia de la Maison ya que es la última incorporación a la colección permanente desde que en 2008 se uniera Bollinger Rosé.

 

Notas de Cata de Bollinger P.N.: Elegancia y vivacidad

Presenta un delicado color amarillo pajizo con sutiles reflejos dorados. En nariz, sorprende su complejidad por la mezcla de notas de fruta roja, frutas de hueso e higos secos que evolucionan hacia aromas tostados, especiados y de pastelería, con aromas de flor de saúco y pera. Una agradable sinfonía que culmina con una deliciosa vivacidad en boca y una gran riqueza aromática con un final fresco y alegre que recuerda al yuzu.

Todo ello convierte a Bollinger P.N. en un compañero gastronómico perfecto para platos refinados y de gran calidad. Su riqueza y textura se ven potenciadas con una tartaleta de tomate, un risotto de lentejas rosadas de Champagne, unas mollejas de ternera con castañas o unos quesos de pasta blanda.