Bollinger presenta la nueva añada de su champagne más audaz, R.D. 2007

Madrid- 18 MAR 2021

Su creación es todo un himno a la excelencia. Una exhibición del savoir faire de la Maison y de audacia a la hora de concebir cada una de sus joyas enológicas. Hablar de Bollinger R.D. 2007, es poner en valor la apuesta más valiente y personal de la firma, un champagne adelantado a su tiempo en donde la fecha de degüelle acapara todo el protagonismo como garante de su frescura y prolongado tiempo de crianza.

Solo las mejores millésimes ascienden al rango de Bollinger R.D. algo que hace de esta referencia una de las más altas del portfolio de la Maison. Sinónimo de lujo, R.D. es un champagne de elaboración excepcionalmente artesanal y de altísima calidad con una crianza muy prolongada.

Presentado por primera vez en 1967, R.D. es el acrónimo de la expresión Récemment Dégorgé («recientemente degollado»), una práctica que la Maison Bollinger ha convertido en marca registrada, ya que fueron pioneros en ofrecer al mercado un champagne de larga crianza con degüelle reciente. Un hecho que hace de él una de las referencias más prestigiosas y codiciadas en todo el mundo, ya que ofrece una experiencia de degustación única.

Parte fundamental en su proceso de creación y conceptualización de R.D. es el papel que desempeñó la figura de Lilly Bollinger (Madame Bollinger). Fue precisamente ella quien, hace más de 40 años, decidió que el sabor y la autenticidad serían los ejes de sus vinos, dejando a un lado las apariencias. El resultado de aquellas decisiones tan rupturistas para la época es precisamente R.D., un champagne que incluye la fecha de degüelle en la etiqueta como bastión de su frescura. Este hecho da nombre a la cuvée y suscribe el compromiso de transparencia de Bollinger.

Para resaltar ese homenaje a sus orígenes, la etiqueta de R.D. 2007 está elaborada con el material con el que se creó originalmente (una aleación de aluminio) y se ha recuperado la legendaria tipografía de 1952. De nuevo, la fecha de degüelle aparece para contribuir a su autenticidad a través de los años.
Por todo ello, R.D. 2007 se convierte en sí mismo en un homenaje a sus raíces y forma parte del legado de Madame Bollinger.

Audaz, vibrante y con carácter

Bollinger R.D. 2007 se presenta al mercado tan solo unos meses después de su degüelle y con un tiempo de maduración cuatro veces superior a las reglas de la Denominación de Origen Controlada (AOC) Champagne.

Con un 70% de Pinot Noir y 30% de Chardonnay, procedente de 14 Crus, de los que el 91% son Grand Crus y el 9% Premier Crus, Bollinger R.D. 2007 se presenta como un champagne vivo y enérgico, que revela notas de ciruela blanca, de nuez y de anís, así como un bello frescor y una increíble tensión en la boca.

Vestido con intensos reflejos dorados, R.D. 2007 sorprende en nariz por su complejidad. Aromas de miel, brioche y especias, evolucionan hacia notas de ciruela mirabelle, albaricoque seco y avellana fresca. Una agradable sinfonía con una gran riqueza aromática.

‘Oro rojo’ para la armonía gastronómica perfecta

Todos los matices que esconde R.D. 2007 se ven acentuados a través de armonías gastronómicas que incluyan azafrán. Este codiciado producto gastronómico, comúnmente conocido como el ‘oro rojo’, es el compañero perfecto para todos aquellos que buscan una experiencia completa y exquisita.

Entre los platos con los que se recomienda su maridaje, sorprende la cigala con vinagreta de azafrán, una guarnición de pez mantequilla con costra de azafrán o una pularda de Bresse con salsa de azafrán y jengibre.

En definitiva, Bollinger R.D. 2007 es una cuvée que contribuye a perpetuar el legado y a afianzar el estilo de una Maison que ha apostado, desde sus inicios, por crear un champagne que huye/ajeno a? de cualquier moda.