Conde de San Cristóbal celebra el Día de la Madre con Flamingo Rosé, un rosado muy osado de Ribera del Duero

1 MAY 2021

La Bodega propone para esta fecha su vino de parcela, delicado y armonioso. El regalo perfecto para madres que ponen en valor referencias únicas y de edición limitada

 

La Bodega Conde de San Cristóbal propone celebrar el Día de la Madre con Flamingo Rosé, un rosado muy osado. Un vino de parcela, delicado y armonioso, la referencia perfecta para madres que ponen en valor vinos únicos, de producción limitada y con personalidad.

La Bodega presenta la nueva añada 2020 con ‘Terracita Pack’, un estuche que incluye dos botellas y una bolsa cubitera. De color fucsia intenso, su diseño permite llevar Flamingo Rosé a la mesa y disfrutar de la referencia en cualquier momento. El regalo perfecto para brindar al aire libre.

 

Un rosado con alma de tinto y esencia de Ribera del Duero

Inspirado en la audacia y personalidad que caracterizó al primer Conde de San Cristóbal –aristócrata español, reconocido en la nobleza de finales del siglo XVIII por su trayectoria como Oydor de la corte del Rey– sus descendientes producen un vino sutil, elegante y sorprendente. Un rosado con alma de tinto que mantiene la esencia de la tierra con denominación de origen Ribera del Duero.

Flamingo Rosé se elabora exclusivamente a partir de Tinto Fino procedente de las mejores parcelas situadas a 900 metros de altitud, en la terraza más altas del río Duero, en la llamada milla de oro de la Denominación de Origen Ribera del Duero.

El enólogo Jorge Peique, vinculado al grupo vinícola Bodegas y Viñedos del Marqués de Vargas desde hace dos décadas, y Xavier Ausás, asesor vitienológico, plantean este rosado como un vino singular. Para ello, elaboran Flamingo Rosé a partir del ‘método de lágrima’-sin aplicar presión a la uva, empleando sólo el apreciado mosto flor- con baja extracción de color y con crianza sobre lías para aportar cuerpo y sedosidad, complejidad aromática, y mejorar su capacidad de guarda en botella.

El resultado es limpio, expresivo y floral en nariz, con aromas de cerezas, grosellas y notas de yogur. De color rosa asalmonado, estilo provenzal, en boca es fresco, con buena acidez y persistente estructura. Un rosado muy osado que no deja indiferente a nadie.