Las Bodegas y Viñedos del Marqués de Vargas continúan apostando por la excelencia

Decir Marqués de Vargas en el mundo del vino es nombrar la saga de cuatro generaciones consagradas a la elaboración y comercialización de excelentes vinos riojanos. La producción de vinos del marquesado tuvo una gran acogida en el mercado que animó a la familia a ampliar su legado a otras denominaciones de origen representativas del territorio español: Ribera y Rías Baixas, continuando con los parámetros de vinos de alta gama, viñedo propio y producción limitada.

En este sentido, la filosofía de Bodegas y Viñedos del Marqués de Vargas se basa en la elaboración de vinos distintivos, con personalidad, que reflejen la tipicidad de cada una de las Denominaciones de Origen a las que pertenecen.

La premisa de constante innovación y desarrollo de Marqués de Vargas ha llevado a una potente renovación en sus productos. El carácter diferencial de las Denominaciones de Origen a las que pertenecen se percibe en el giro de 180 grados que experimenta tanto el packaging como el vino, con una mejora sustancial para ganar en elegancia y contemporaneidad, reflejo de la indiscutible excelencia de sus vinos.

Marqués de Vargas Selección Privada 2010, excelencia en denominación de origen

La Bodega de Marqués de Vargas, enclavada en el centro de su propio viñedo, a imagen de los grandes “châteaux” bordeleses, se encuentra en la Rioja Alta, en el corazón del Valle del Ebro, en la afamada zona de «Los Tres Marqueses».

seleccionprivadaMarqués de Vargas Selección Privada nació como un vino personal y diferente, un vino exclusivo de producción muy limitada a partir de una selección de las parcelas El Cónsul, La Misela y Terrazas, cuyas cepas tienen una edad media superior a los 40 años. Este vino, inicialmente elaborado sólo para el consumo de la familia, fue el primero el primero de España en ser criado en barricas nuevas de roble ruso. Amigos y clientes que visitaban la bodega sugirieron ofrecerlo al mercado y darlo a conocer a nivel internacional, pronto se convirtió en un referente de los vinos de alta gama.

Su proceso de elaboración tradicional combina con una tecnología de vanguardia, dando como resultado un vino natural, sin clarificación ni filtración.

La D.O. Rioja califica la añada 2010 como excelente. Las claves de esta calificación radican en una climatología muy favorable que permitió mantener un excelente estado vegetativo y sanitario del viñedo hasta el final del ciclo, con rendimientos de producción muy moderados.

Nota de cata: Esta añada se caracteriza por la profundidad en el color. Aroma a eucalipto, mentolado, muy fresco y persistente. En boca es sabroso, con taninos dulces a la vez que largos, exquisitos, debido a la buena combinación entre acidez y taninos del roble del Cáucaso. Es un vino sofisticado, elegante y con larga vida.

 

La exclusiva apuesta en Hacienda Pradolagar 2010

pradolagarHacienda Pradolagar ha sido la última de las grandes apuestas del Marqués de Vargas, un vino muy distinto a los que existían en el mercado y la joya de la corona. Como en el resto de vinos, se respetan los valores más imprescindibles como la crianza generosa o la capacidad de envejecimiento, buscando bocas estructuradas, mientras se percibe la complejidad por un equilibrado juego de variedades con predominancia del tempranillo y una clara presencia de cabernet sauvignon.

Este vino tan excepcional se elabora únicamente en las grandes añadas con uvas de las viejas viñas de la parcela La Victoria, un pequeño pago de apenas 3 hectáreas. Las claves para producirlo radican en una climatología muy favorable, así como en la exclusiva selección de 2.500 litros de vino para la crianza y el empleo de tecnología de vanguardia para su elaboración. La fermentación se realiza parte en depósito y parte de barrica, con un periodo de envejecimiento que comienza en enero para permanecer durante 24 meses en 10 barricas nuevas de roble francés y ruso, con trasiegos regulares cada 4 meses al principio y 6 meses con posterioridad.

El resultado es un vino de gran volumen y longitud en boca, de intenso aroma, fresco y vibrante, con fondo balsámico. Su sabor especiado, mentolado, con recuerdos de trufa y goloso no deja indiferente a quien lo prueba.

 

riasbaixasDelicado y seductor Sanamaro 2013 de las Rías Baixas

En el año 2003, Bodegas y Viñedos del Marqués de Vargas adquirió el Pazo de San Mauro, de 30 hectáreas en Rías Baixas, en la escogida subdenominación Condado de Tea. La bodega está rodeada del viñedo propio, de una edad de más de 40 años, que desciende en bancales orientados al sur hasta la orilla del río Miño, creando un anfiteatro natural y envolviéndolo con la magia y misterio de las leyendas celtas.

Desde su adquisición se han acometido grandes inversiones, tanto en la restauración de sus nobles edificios como en la construcción de una nueva bodega dotada con la última tecnología para la óptima elaboración del vino

En esta bodega se elabora Sanamaro, un vino singular que nace de la selección de uvas Albariño y Loureiro, procedentes de las parcelas La Fraga y los Bancales, los viñedos de más edad en el condado. Sanamaro se elabora tan solo durante los años de plenitud, en los que la viña alcanza una extraordinaria maduración.

La Cosecha 2013 ha sido calificada por el Consejo Regulador de la D.O. como “Muy Buena”. La maduración vino muy retrasada por el frío y la lluvia constante toda la primavera hasta la floración. A continuación, empezó a madurar perfectamente la uva gracias a un verano seco y cálido. En la privilegiada subzona del Condado de Tea se pudo vendimiar antes de las lluvias intensas de primeros de octubre, esto dio a Pazo de San Mauro una cosecha excelente tanto en cantidad como en calidad.

Sanamaro 2013 posee aromas complejos de compota de manzana y frutas de hueso -albaricoque y melocotón- propios de la maduración de la uva albariño, que combinan a la perfección con las notas cítricas y de hierbas aromáticas de la Loureiro. En boca transmite sensaciones minerales que resaltan su expresividad con frescura y calidez, así como su amplitud y carnosidad. Un vino elegante, fresco y muy complejo, que esconde un final largo y seductor.

Bodegas y Viñedos Marqués de Vargas es fruto de la ilusión de una familia, que junto al compromiso y tenacidad de su equipo de colaboradores, han sido capaces de hacer realidad un sueño.